Accidente en autobús o metro ¿cómo actuar?

iberlawAccidentes de Trafico0 Comments

La mayoría de nosotros viajamos habitualmente en autobús, metro o cercanías para ir o volver a trabajar, o movernos por nuestra ciudad, por lo que estamos expuestos a sufrir algún tipo de lesión o daño en caso de accidente.

En ese caso, tendríamos derecho a obtener una indemnización por las lesiones sufridas, y obviamente, el obligado al pago sería la compañía aseguradora del responsable del accidente, ya fuera el propio transporte público o un tercero.

Asimismo, cuando pensamos en accidente, siempre se nos viene a la cabeza la idea de un choque entre dos o más vehículos, pero también podemos sufrir lesiones al caernos dentro de un autobús o tren por un frenazo brusco o giro inesperado. En cualquiera de estos casos tendremos derecho a recibir una indemnización.

¿Qué debemos hacer para que nuestra reclamación tenga éxito?

Lo más importante es tener pruebas del accidente y de las lesiones. Para ello, deberemos recabar la siguiente documentación:

– El billete del viaje. Con él podremos demostrar que viajábamos en el transporte público.

– Parte del incidente. Deberemos solicitarlo al conductor al sufrir el accidente, y en todo caso, antes de bajar del transporte.

– Atestado de las fuerzas del orden público. Es conveniente solicitar la asistencia de las mismas, que redactarán un atestado en el que consten todas las circunstancias relevantes del accidente. Al tratarse de agentes de la autoridad, su palabra tiene presunción de veracidad, por lo que es una prueba muy difícil de contradecir por las aseguradoras.

– Si no acudieran las fuerzas del orden público, deberemos anotar los datos del accidente más relevantes (matrícula de los vehículos implicados, línea, lugar del accidente, nombre del conductor, testigos que pudieran ratificar nuestra versión de los hechos, etcétera).

– Informe médico de Urgencias. Si acudieran los servicios de emergencias al accidente, nos pueden atender en el mismo lugar, o trasladarnos al hospital para realizar las pruebas que correspondan. Si no acudieran los servicios de emergencias, deberemos acudir lo antes posible a un centro médico a fin de que nos hagan una revisión y nos entreguen un informe completo de los daños sufridos.

– Posteriormente deberemos acudir a los médicos especialistas para recibir el tratamiento de recuperación adecuado, documentando todo el proceso médico.

Finalmente, recomendamos siempre ponerse en contacto con un abogado lo antes posible, que prestará el asesoramiento adecuado para conseguir la máxima indemnización posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *