¿Que debe hacer si es un afectado de clausula suelo tras la entrada en vigor de real decreto 1/2017?

iberlawDerecho Bancario0 Comments

Desde la entrada en vigor del REAL DECRETO LEY 1/2017, de 20 de enero, de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de clausula suelo para posibilitar la solución de controversias entre consumidores y usuarios en relación a los contratos de préstamo con garantía hipotecaria que contienen las denominadas “cláusulas suelo, hemos recibido en nuestro despacho un aumento de consultas de los afectados por clausula suelo preguntándonos cómo proceder.

¿Qué vías tiene el consumidor para solicitar al Banco la nulidad de la clausula suelo y la devolución de las cuotas?

Antes de la entrada en vigor del REAL DECRETO existen dos vías:

1. VIA EXTRAJUDICIAL – la interposición de una reclamación ante el Servicio de Atención al Cliente del Banco solicitando la nulidad de la citada cláusula y la devolución de los importes.

No es obligatoria para el afectado, pero si necesaria para poder aplicarse el artículo 395 LEC y que el Banco pudiera ser condenado a las costas de un posible juicio en el caso de allanarse en la demanda.

El Banco tiene un plazo de 2 meses para contestar la citada reclamación. Trascurrido el citado plazo podremos continuar la vía extrajudicial elevando nuestra reclamación al Banco de España (cuya obligación no tendría carácter obligatorio para el Banco) o acudir a la vía judicial.

2. VIA JUDICIAL.

Después de la entrada en vigor del REAL DECRETO:

Siguen vigentes las vías anteriores, pero además hay que incluir un nuevo procedimiento extrajudicial. Sus principales características son las siguientes:

1. Para el consumidor:

  • es un procedimiento gratuito
  • es un procedimiento “voluntario”. ENTRE COMILLAS, porque si no acudimos a este procedimiento judicial y acudiéramos directamente a la vía judicial rigen las siguientes reglas:

– si antes de la contestación a la demanda la entidad de crédito se allana a la totalidad de la demanda no habría mala fe por parte del Banco, por lo que no se le condenaría en costas.

– si antes de la contestación a la demanda la entidad de crédito se allana parcialmente a la demanda: solo se le impondrían las costas si el consumidor obtuviera una sentencia más favorable que la oferta recibida.

  • durante el tiempo que se sustancie la reclamación, no podrá ejercitar ninguna acción judicial o extrajudicial en relación con el objeto de la reclamación (clausula suelo).
  • podrá solicitar la devolución del importe en metálico o de otra manera.
  • no está obligado a aceptar la propuesta realizada por el Banco. El consumidor podrá acudir a la vía judicial (solo podrá ser condenado en costas el Banco en el supuesto de que obtuviera una sentencia más favorable que la oferta recibida por la entidad de crédito y que rechazó).
  • la devolución de las cantidades tributará cuando dichas cantidades:

– hubieran formado parte de la base de la deducción por inversión en vivienda habitual o de deducciones establecidas por la Comunidad Autónoma, en ejercicio anteriores no prescritos.

– hubieran tenido la consideración de gasto deducible en ejercicios anteriores y no hubiera prescito el derecho de la administración para determinar la deuda tributaria mediante la oportuna liquidación.

2. Para la entidad de crédito

  • procedimiento obligatorio
  • durante el tiempo que se sustancie la reclamación, no podrán ejercitar ninguna acción judicial o extrajudicial en relación con el objeto de la reclamación (clausula suelo).
  • tiene un plazo de tres meses, desde que el consumidor presenta la reclamación, para ponerse en contacto con el consumidor para informarle si la devolución la considera procedente o no procedente. Si transcurre el plazo de tres meses y el Banco no se comunica con cliente, podremos acudir a la vía judicial.
  • están obligados a devolver las cantidades indebidamente abonadas incluidos los intereses generados.
  • están obligados a informar a la Agencia Estatal de la Administración Tributaria de las devoluciones acordadas.

En nuestra humilde opinión, aunque está pendiente de ver qué resultados da, se trata de un mecanismo que ha beneficiado a la entidad bancaria, y no al consumidor, en los supuestos en que el consumidor no este conforme con el acuerdo propuesto por el Banco. Ya que si decide acudir a la vía judicial para defender sus derechos, el consumidor, salvo en casos muy excepcionales, el banco no tendrá que abonar las costas al consumidor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *